La bandera del acorazado Pelayo

Directo Al Corazón

https://www.lne.es/noticias-suscriptor/gijon/2018/09/30/damas-gijon-cosieron-princesa-asturias/2356330.html#
RAMÓN MARÍA ALVARGONZÁLEZ RODRÍGUEZ | Catedrático de Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Oviedo y director de la Fundación Alvargonzález |
“Damas de Gijón cosieron, con la princesa de Asturias, la bandera del acorazado ŽPelayoŽ ”
“Vamos a rememorar en la Fundación Alvargonzález la bendición, en 1888, de la bandera de combate de ese barco emblemático de la Armada”
Por Cuca Alonso 30.09.2018 | 02:09
Ramón María Alvargonzález.
Ramón María Alvargonzález. MARCOS LEÓN

Se cumplen veinticinco años de la creación de la Fundación Alvargonzález, un tiempo en que la labor de la entidad ha ejercido un importante mecenazgo cultural. Hablamos con su director, el catedrático de la Universidad de Oviedo, Ramón María Alvargonzález, para que se explique.

Tan solo diré que en la sala de exposiciones de la entidad se han celebrado una trescientas muestras artísticas. Aparte, la Fundación ha otorgado 125 premios de fin de carrera, ha concedido un centenar de becas de investigación, y ha entregado otras 35 becas a los conservatorios superiores de música española para cursar estudios de postgrado en el extranjero.

– ¿Qué tienen previsto para celebrar el 25 º aniversario?

-El próximo 5 de octubre se inaugura una exposición en nuestra sala que se titula “Covadonga y la bandera de combate del acorazado ‘Pelayo'”. Este barco se botó en 1888. El objeto de la exposición es rememorar un acto que se celebró en Covadonga de bendición de la bandera de combate de ese barco, en junio de 1888. El escudo de esta bandera fue bordado por una junta de damas asturianas en la que participo la entonces princesa de Asturias. Y para guardar esa bandera se construyó un mueble a modo de estuche, con el escudo del Principado, el escudo de Gijón y el escudo Real.

– ¿Dónde se construyó el acorazado “Pelayo”?

-En esa época era ministro de Marina el contralmirante Juan Bautista Antequera y Bobadilla y una de sus primeras actuaciones fue iniciar el proceso de obtención del que iba a ser el primer acorazado de la Armada. El “Pelayo” fue un barco que, por vaivenes de la política y disparidades de criterios, quedó como único de su clase, lo que le valió el nombre de “Solitario”, y así fue conocido a lo largo de toda su vida. Fue el barco más poderoso de la Armada durante más de 20 años. El plan de Antequera era el construir doce acorazados, seis de ellos oceánicos, pero sus trámites se retrasaron y acabaron olvidándose debido a la muerte de Alfonso XII, en 1885. El ministro había pedido a tres astilleros británicos y uno francés que presentaran ofertas para la construcción de un acorazado. Por fin, después de muchas vueltas, se firmó en Marsella el correspondiente contrato. La empresa constructora era la “Forges et Chantiers de la Meditarranée”.

– ¿Dónde se votó?

-En La Seyne (Tolón), el 5 de febrero de 1887, en una gran fiesta ante la fragata española “Blanca”. Por Real Decreto de 8 de octubre de 1885, el barco recibió el nombre de “Pelayo”, en recuerdo y honor del rey de Asturias iniciador de la Reconquista. El “Pelayo” fue clasificado como buque de primera clase con distintivo internacional. Su primer comandante fue el capitán de navío Pascual Cervera Topete, el que iba a llegar a ser el almirante Cervera. El 9 de septiembre de 1888, el “Pelayo” fue entregado a la Armada, en una gran ceremonia que contó con la presencia de la veterana fragata “Numancia” y los cruceros “Castilla” e “Isla de Luzón”. Se izó a bordo la bandera nacional y el capitán Cervera tomó el mando.

– ¿Era un barco importante?

-Sí, durante muchos años fue el orgullo de la Armada. Medía 104 metros de eslora y 20 de manga. Desplazaba 9.900 toneladas, y su dotación era de unos 630 hombres. Contaba con 17 cañones. Su coraza era de acero de excelente calidad, suministrado por la firma “Schneider”. La velocidad máxima alcanzaba 16,2 nudos.

– ¿La bandera de combate era preceptiva?

-Sí, era, y es, en todos los buques de guerra. La bandera de combate es junto a la bandera nacional la más importante de todas las que llevan los barcos, pero es la de mayor tamaño. Es usada en acciones de guerra, largándose a popa. Es habitual que sea regalada por la madrina, ciudad o región que adopte el buque. La bendición de esta bandera tuvo lugar en el Real Sitio de Covadonga el 10 de junio de 1888.

– ¿Y se hizo cargo Gijón de elaborar esa bandera de combate?

-En efecto. Se creó una sociedad, la Junta de Damas del Principado de Asturias, presidida por Manuela Chávarri Zunzunegui, esposa del brigadier Claudio Alvargonzález Sánchez. Esta sociedad era la encargada de elaborar la bandera de combate del acorazado “Pelayo”. Una de las primeras decisiones de la junta, fue la de proponer la participación de la Princesa de Asturias en la elaboración de dicha bandera, obteniendo una respuesta afirmativa. Pero un inconveniente afecto al ritmo de los trabajos, y fue el gran incendio que destruyó el taller donde el ebanista gijonés Juan Antonio Muñiz construía el mueble donde iba a guardarse la bandera.

– ¿Y qué hicieron?

-Empezar de nuevo para fabricar otro mueble. Se terminó en un mes. La madera era de nogal, procedente de la antigua Colegiata de Covadonga, y sus medidas son 195 centímetros de altura, 283 de ancho y 25 de fondo. Está compuesto de tres cuerpos profusamente tallados. Sus bisagras son de bronce. En la hoja izquierda figura el escudo de Asturias, en la derecha el escudo de Gijón con la inscripción “Al acorazado Pelayo”, y en el centro el de España. Este mueble reside en el Museo de Covadonga. Llegó al Real Sitio en marzo de 1926 conteniendo la bandera. Durante la guerra civil, ésta desapareció, y hasta el presente se desconoce su paradero.

– ¿Y este mueble va a figurar en la exposición?

-Sí, hemos pedido al Cabildo de Covadonga que nos los presten y han accedido. Es nuestra contribución a los centenarios del Real Sitio. Presentamos también una maqueta del barco, fotografías y varios objetos.

– ¿Y qué fue del acorazado “Pelayo”?

-Navegó hasta el año 1918, rindiendo importantes servicios a la Armada. Participó en misiones en África. En junio de 1919 pasó a Ferrol como Escuela de Aprendices, y en 1924 fue dado de baja. Fue subastado en 1925, adquiriéndolo una compañía holandesa. Fue desguazado en Rotterdam.

– ¡Qué pena! Los barcos parece que tiene alma?

-Sí, es un recuerdo bonito. ¿Quiere usted saber quién componía la Junta de Damas que confeccionaron la bandera?

– Por supuesto.

-Fueron Dolores Horcasitas, Marciana Valle, Joaquina y Adela Iglesias, Lola Gil, Lola Menchaca, María Vivero, Emilia, Mercedes y Manolita Alvargonzález, Filomena Zulaibar, María Díaz de la Sala, Salomé Rodiles, Eustaquia Pelayo, Eugenia Menéndez, Encarnación Vallina, Margarita Menéndez, Joaquina Villaverde, Ignacia Cabo, Manolita Marinas, Sara Rionda, Josefina Laviada, Paz Nava y Virginia Rodríguez San Pedro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.